El 18 de  diciembre fue la  presentación del Banco de Tierras de Salinas (Alicante) el acto se realizó en el salón de plenos del Ayuntamiento de forma telematica.

Presentaron el acto el alcalde Isidro Monzó y Juan Carlos Romero concejal económico. Interveniéron Joan Carles Caldentey director técnico de la ADR Buscatierras y  Rafael Ordinas fundador y productor agroecológico de NUECA. Se conectaron 14 personas al acto.

El municipio de Salinas cuenta con 497 parcelas agrarias abandonadas, lo que supone una superficie cercana a 790 hectáreas del término municipal.

Salinas cuenta con 497 parcelas agrarias en abandono, con una superficie de casi 790 hectáreas, lo que supone cerca del 13 por ciento del término municipal. Si a esta superficie se suman las 813 parcelas de terreno cultivado y otras 495 de terreno semicultivado que se han contabilizado, se alcanzan casi las 3.400 hectáreas, más de  la mitad del territorio salinero. Estas son las cifras más interesantes del estudio encargado por la Concejalía de Agricultura a la Agencia de Dinamización Rural Buscatierras, La Diputación de Alicante tiene una  línea de ayuda para  los municipios  menores de 5000 habitantes que quieran realizar el estudio preliminar y la activación de su Banco de Tierras.

El dato más relevante: la extensión media del parcelario de Salinas en abandono es de 15.800 metros cuadrados.

Para la  realización  de  este estudio se han inspeccionado los 19 polígonos catastrales del municipio.  En cada uno de ellos se detallan y contabilizan las parcelas y superficie de terreno cultivado, semicultivado, abandonado, forestal o destinado a otros usos no agrícolas. El trabajo se completa con una relación del parcelario agrícola en abandono con su correspondiente referencia catastral, a efectos de localización.  El estudio también incluye  un plan de comunicación recomendando diferentes actuaciones a seguir, en las cuales está esta presentación.

La puesta en marcha de un Banco de Tierras aumenta las oportunidades de trabajo y negocio relacionados con el sector agrario. Si además se tiene en cuenta que trabajar la tierra supone gestionar el territorio, fijar población y luchar contra el cambio climático, entonces se puede considerar que es una fantástica y necesaria iniciativa.