El pasado viernes 21 de octubre fué la presentación del Banco de Tierras de ONIL (Alicante)  en la Casa de Cultura.

Humi Guill y María José Sanchez, alcaldesa y  concejala de agricultura, presentaron el acto. El director técnico de la ADR Buscatierras Joan Carles Caldentey explicó las conclusiones del estudio y el funcionamiento del Banco de Tierras. También intervino de Rodrigo Borrell, profesor del ciclo de G.M. Aprovechamiento y Gestión del medio natural del IES La Creueta de Onil. 

Las parcelas en abandono y semicultivo de Onil representan  el 33% del parcelario agrícola cultivable, con un total  de 804,4 hectáreas. 

La potencialidad agraria o número total de parcelas cultivables (Abandonado + Cultivado + Semicultivado) es de 1.985 parcelas con una superficie total de 2.168,72 hectáreas, lo que representa el 91% del parcelario del municipio y el 47% de su superficie. La microparcelación de Onil va a requerir de mecanismos de concentración parcelaria para asegurar la rentabilidad de los cultivos, ya que aunque el tamaño medio de las parcelas potencialmente agrarias es de 1 hectárea, los terrenos abandonados tienen una superficie media de 0,58 hectáreas.

Existen un total de 84 parcelas en abandono, un número que podría crecer a corto plazo, ya que la progresión hacia el abandono por cese de actividad puede aumentar a un 40% del parcelario total del municipio, afectando mayoritariamente a parcelas en semicultivo, que representan el 29,3% del parcelario del municipio, y cuentan con un tamaño medio de 1,18 hectáreas. Este indicador de cese de actividad es causado por el envejecimiento de la población agraria y pone en riesgo principalmente a parcelas en semicultivo.

Las parcelas con menor superficie muestran una tendencia al abandono en la totalidad de los polígonos catastrales analizados, por lo que la estrategia de recuperación de la actividad agrícola en el territorio se dirigirá a la recuperación de las parcelas con mayor extensión. Esto permite una mayor rentabilidad del cultivo al concentrar toda la producción en una misma parcela y ahorra costes de trabajo frente a los propietarios que tengan varias parcelas agrícolas separadas en el territorio y de menor extensión.

El estudio realizado está enfocado al rendimiento agrario, pero si se extrapola a la silvicultura y negocios ligados al bosque, existen un total de 122 hectáreas, que aunque solo representan el 5% del parcelario del municipio, cuentan con un total de 2.378,8 hectáreas, permitiendo el aprovechamiento de recursos forestales.

La puesta en marcha de iniciativas que estimulen y faciliten la recuperación de tierras abandonadas, acompañadas de normativa y fiscalidad que las potencien, se considera una opción necesaria para la solución de la problemática asociada al abandono de tierras de cultivo. Este estudio ha sido realizado con una subvención de Diputación de Alicante.

El Banco de Tierras es un servicio gratuito  del Ayuntamiento para recuperar la agricultura del municipio

El Banco de Tierras es un servicio gratuito  del Ayuntamiento de Onil  a los propietarios de tierras de cultivo, que por diferentes circunstancias no pueden cultivarlas, y a los demandantes de tierras. Es una herramienta útil para facilitar el relevo generacional en el campo.

Para inscribir o demandar tierras y colaborar con el Banco de Tierras lo podrás hacerlo en con formularios habilitados en web del Ayuntamiento. Rellenarás lo que necesites y  se pondrán en contacto contigo  para  analizar tu opción, informarte y planificar reuniones con otros usuarios para facilitar  acuerdos.  También podrás pedir cita previa por whatsapp. Si quieres ser voluntario del Banco de Tierras también habrá un formulario de colaboración habilitado.

La Agencia de Dinamización Rural Buscatierras trabaja con los ayuntamientos en la activación y gestión de los Bancos de Tierras. La puesta en marcha de un Banco de Tierras aumenta las oportunidades de trabajo y negocio relacionados con el sector agrario. Si además se tiene en cuenta que trabajar la tierra supone gestionar el territorio, fijar población y luchar contra el cambio climático, entonces se puede considerar que es una necesaria iniciativa.

El valor que la ADR Buscatierras da a los Bancos de Tierras es mucho más que un punto de encuentro entre propietarios y demandantes de tierras. Es un proyecto SOCIAL, EDUCATIVO y SECTORIAL. Tiene implementados 10 Objetivos de Desarrollo Sostenible de la Agenda 2030.